Capitulo 2

Como habíamos visto en el anterior capítulo el padre pasó de ser un Padre Coraje a ser un padre que decía cosas contradictorias, esta información por supuesto fue comunicada a los encargados de la investigación, pero como juridicamente el amigo del padre se podría haber inventado la historia, no servía para nada. 

Esto me recordó a la escenificación qué presencié durante 5 años, era la de la familia de mi pareja que parecía perfecta, a uno le hacían sentir muy a gusto, era el rey, pero cuando nació nuestra hija todo cambió, pase de ser un hombre al que querían mucho, a un hombre simplemente que había que eliminar, en aquel momento no sabía el porqué, pero estaba claro qué quería provocar ruina económica causando gastos superfluos, para así que la cuenta corriente estuviera a cero y así ella se podría ir a vivir con sus padres junto con nuestra hija. Esta acción fue abiertamente declarada por parte de mi pareja, quería quitarme de enmedio causando ruina económica para ir a vivir con sus padres junto con mi hija, necesitaba una causa de peso para irse, como no la había, pues ella la creaba.

Era el comportamiento calcado al de su hermana mayor, esta se mudó a vivir con su hijo a casa de sus padres, mientras su marido que estaba en paro sin ayudas económicas, fue abandonado en su hogar sin poder ver a su hijo. 

Mi pareja hasta en cuatro ocasiones, se fue con mi hija a casa de sus padres, yo pasé a estar despojado de mi hija simplemente para provocar mi ira, ya que la táctica de la ruina económica no funcionó. 

El marido de mi cuñada cayó en la trampa, fue llevado a tal extremo que amenazó de muerte a mi cuñada, por supuesto fue juzgado y sentenciado por violencia de género. Mi pareja seguía el mismo procedimiento que su hermana, abandonar el hogar con nuestra hija para provocar mi ira, también como su hermana después de dejar un agujero económico importante del cual no se hacía cargo. Pero yo no caí en la trampa, en vez de ir a ahogar mis penas en alcohol como mi cuñado de entonces, empecé mi periplo judicial para tener la custodia compartida de mi hija y que ella se hiciese cargo de las deudas que había ocasionado, cosa que logré.

El procedimiento seguía igual que su hermana, yo era un monstruo maltratador, sin maltrato por mi parte, pero como he dicho antes, son grandes actores, logró convencer a su abogada y entorno que yo era un maltratador, pero nunca me denunció, simplemente por que no le di motivo, ir a un juzgado a mentir era demasiado arriesgado para Narciso, podía salir escaldado. Tuve que aguantar 9 meses de oir y leer por redes sociales que era lo peor del mundo, con insultos públicos incluidos, pero aguanté y vencí. Toda esta táctica era animada por la familia de mi pareja.

En resumen mi pareja decidió que se tenía que ir a vivir a casa de sus padres, pero en vez de coger las maletas e irse, mediante cualquier excusa, prefirió provocar una situación tóxica para tener una excusa, siempre siendo ella la victima y yo el agresor. No le bastaba con irse, si no que me tenía que quitar de en medio, por que corría el riesgo que yo pidiese mis derechos, el estar con mi hija.

Intentó convertir a mi hija en un objeto, tal como fue ella, la intentó convertir en la "medicación" de ella y sus padres. Pero las consecuencias de criar a mi hija en el ideal de esa familia, trae consecuencias nefastas, como las que sufre mi pareja, baja autoestima, astenia por la vida, depresión constante, cansancio diario, dependencia de tranquilizantes, escasas espectativas, lo normal cuando una persona es tratada como objeto.

Durante este periplo, logre averiguar el porqué de ese comportamiento, era porque su padre había sufrido mucho en un pasado y tenía que ser ensalzado.

Para ensalzarlo el método que eligió mi pareja era maltratarme, insultarme para que yo no un arrebato de locura le amenazara o hacer algo que conllevará que no me pudiese acercar ni ella ni a nuestra hija, como su hermana. Me dijo que hacía todo eso para que su padre fuese mejor que yo, así el referente de mi hija sería su abuelo, para que este se sintiera bien. 

De ahí lo patológico, si uno es mejor que su padre, lo lleva al terreno que no lo sea y escenifica una realidad falsa para conseguir sus objetivos. A la fuerza tenía que ser peor que el padre de mi pareja para que se sintiera bien, pero como no lo era, simplemente lo fabricaba, actuaba en consecuencia, llevaba su fantasía a la realidad.

A raíz de estos hechos averigüe el pasado de la familia de mi pareja, hacía unos 30 años que en el hogar de mi pareja ocurrió un suceso macabro, a ella le supuso tener ansiedad crónica durante 30 años. Estos hechos provocaron gran angustia y ansiedad, los padres en vez de hacer que se curase,  obligaron ocultar los sucesos para proyectar una imagen de perfección.Descubrí que en esta familia era más importante la imagen que proyectaban al exterior, que curar a su hija.

30 años de sufrimiento de su hija simplemente para parecer unas buenas personas, hay que reconocer que lo hacen muy bien, porque yo durante 5 años me engañaron y me lo creí.

Por todo lo detallado comparé una situación con la otra, si unas personas son capaces de estar 30 años viendo sufrir a su hija y no mover un dedo,  para parecer que son unas personas perfectas, ¿porque no el padre de la chica desaparecida iba a hacer lo mismo públicamente?.  Parecer un padre pefecto, un padre afectado por la desaparición de su hija, pero en exceso, siendo una estrella mediática, una sobre actuación que no era útil para encontrar a su hija, solo servia para su glorificación y de paso el hundimiento público de la imagen de su ex pareja. Lo intentó varias veces, aprovechaba cualquier oportunidad para arremeter contra la madre de la desaparecida.

Pero en un descuido contó una historia totalmente diferente a lo que todo el mundo sabía. El testimonio de ese señor era muy creible, aportó datos de lo que pasó ese día, datos que solo sabían los investigadores ratificados por grabaciones de cámaras de seguridad, como el hecho que el hermano de la desaparecida se equivocó de camino. Era creible pero no había pruebas, podría ser la palabra del amigo contra la palabra del padre, sin pruebas no hay delito.

La lógica hace pensar que si pasó de una manera, no tiene que haber dos versiones de lo que pasó, pasó de una manera (la versión que se publicó) o la versión que en aquel momento sabía ese amigo.

En el caso de mi pareja si que habían pruebas, nada mas y nada menos, que una confesión por escrito de lo que acabas de leer.

Entradas populares de este blog

CAPITULO 1

Capitulo 5